Archivos y Administración electrónica (y, por fin, parte VIII)

¡Hola!

En el anterior artículo del blog hacía referencia a que existían profesionales de los archivos expertos en gestión de documentos electrónicos que ya estaban realizando grandes esfuerzos por diseñar los procesos archivísticos tradicionales con el fin de adaptarlos al nuevo panorama digital.

No quiero dedicarme a realizar un listado de los expertos o grupos de trabajo sobre documentos electrónicos y entrar a valorar sus esfuerzos o trabajos (no soy quien para juzgar eso). Pero dejadme al menos que os aconseje seguir el trabajo que está realizando la Conferencia de Archiveros Universitarios (CAU).

Dentro de la CAU existe un Grupo de Trabajo de Documentos electrónicos cuyo objetivo es “analizar las necesidades y establecer los requisitos mínimos, tanto informáticos como archivísticos, exigibles a los programas automatizados de gestión de documentos y archivos, De tal manera que puedan adaptarse a las distintas fases y procesos en que se encuentran inmersos cada uno de los archivos universitarios“. Más claro, agua.

Desde su creación en 2002, bajo la denominación de Grupo de Trabajo sobre Requerimientos Básicos de Aplicaciones Informáticas para Archivos, este grupo ha producido algunos de los documentos que, personalmente, considero más útiles y comprensibles para que los archiveros legos en la materia, como es un servidor, podamos acercarnos a la gestión de documentos electrónicos.

Por ejemplo, entre otras cosas han publicado los siguientes documentos (todos ellos accesibles online para el común de los mortales):

freedigitalphotos.net

Estos dos últimos documentos tal vez sean de lo mejor que he visto sobre la materia. La gestión de los correos electrónicos en nuestras organizaciones se está convirtiendo en todo un problema logístico al cual no sabemos muy bien cómo enfrentarnos. Y el análisis del proceso de Valoración en documentos electrónicos que plantean demuestra cómo se trata de uno de los procesos archivísticos tradicionales que más modificaciones debe conllevar por nuestra parte para poder asumir nuestra responsabilidad como agentes implicados y protagonistas de las políticas de gestión de documentos electrónicos.

Todavía nos queda mucho por aprender. Afortunadamente, hay gente dispuesta a enseñarnos.

Y hasta aquí llega mi pequeña aportación a la necesidad de que los archiveros nos impliquemos en los modelos de  Administración electrónica de nuestras respectivas organizaciones.

En futuros artículos tal vez insista en lo mismo pero creo que ya no puedo aportar más. Es hora de que los verdaderos expertos hagan su labor de concienciación y “evangelización” al común de los archiveros para que nos demos cuenta de lo que puede llegar a pasar si dejamos de lado los documentos electrónicos.

Nos vemos!

Esta entrada fue publicada en e-Administración y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s